La Taberna del mar

Una sorpresa. Un descubrimiento. En la pedanía de Benimagrell. En el término municipal de San Juan (pueblo). En la calle de entrada desde la carretera general. Muy cerca de la panadería Ballesteros. Aquí, donde se compite por hacer el mejor pan de la comarca. Pan a la leña. Torta de Almendras. Coca. Madalenas. Mantecados. Pastelillos de chocolate. Aquí, donde las calles huelen a pan recién hecho. Ahora compiten, también, otros olores. Bacalao. Capellán. Mero. Ñora. Ajo, ...


Benimagrell.



Fachada del restaurante.



Cartel anunciador: La Taberna del Mar.


En un pequeño local, embutido entre casas unifamiliares del pueblo. La Taberna del Mar. Un restaurante pequeño. Abrió sus puertas hace tres años y medio. La publicidad entre amigos lo ha hecho famoso. Mobiliario sencillo. Capacidad para 30 comensales muy juntitos, en un mismo turno. En verano hay unas 10 mesas más en la calle. Vigas de madera en el techo.

Parece una tasca de antaño. Adornos en las paredes del mundo de la mar. Caras de marineros. Caras de lobos de mar. Bergantines. Cuadros. Fotos. Redes colgando del techo. La gorra del capitán. Flotadores para no ahogarse durante la tempestad. Estas paredes huelen a aventuras. Estas paredes huelen a piratas. Un secreto. Sus cazuelas, su tesoro.




En las paredes adornos del mundo marinero.


Cabeza de lobo de mar …




Redes que cuelgan del techo. Flotador …


Vigas de madera en el techo. La gorra del capitán …


De aperitivo Tellinas, impresionantes; tomates, partidos por su mitad, con pericana por encima, deliciosos; boquerones fritos, tan frescos que nos los comemos enteros de la cabeza a la cola, sin dejar rastro; arroz con bacalao, un arroz caldoso, con tropezones de bacalao, con trozos de patata, con verduras, sublime, repetimos dos veces. Vino blanco, de Ribera del Duero, bien frío. Mus de chocolate, postre casero. Orujo blanco. 49,70.- euros los dos. Pitín y yo nos comprometemos a volver, pero no un viernes como hoy sino entre semana. Tiene un defecto, sólo uno. Cuando el comedor está lleno hay mucho follón. El propietario, Robert, nos recomienda que la próxima vez que volvamos pidamos caldero. Lo preparan con gallina, cola de rape y mero. Hay que encargarlo y llamar al menos un día antes.



Arroz con bacalao, caldoso.

Muchas veces no hace falta acudir a fogones de lujo para disfrutar de excelentes recetas. Lugares como La Taberna del Mar, donde trabaja toda la familia. Donde entre ellos se hace escuela. Donde se cocina con cariño y sin prisas. Estos lugares donde manda lo que sale de los fogones, no los adornos. Estos rincones quedan pocos. Por eso, no se lo contéis a nadie …

Las señas son La Taberna del Mar, c/ Benitachell, 28. San Juan de Alicante. Tel.: 678939136.

Comentarios

Jose Antonio ha dicho que…
Hemos estado varias veces y siempre contentos, pewro dejarme que os de un consejo. No hagais comentarios sobre la cocina ni siquiera del tipo "como tardan"mpues el camarero lo puede inyterpretar a su aire, traducirlo como Dios le de a entender en cocina y entonces viene la San Quintin. Una mujer tan morena como alterada que se digna salir de su cubículo con la paellera en las manos y tras hacerte un briefing sobre lo que se tarda en cocinar un caldero, te quita de la mesa lo que la parece, en este caso el caldero y te tira la paellera con un soberbio gesto digno de los boricuas altivos de su pueblo. Lastima, pues el sitio es bueno, pero yo como que nó.gktazm

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.