lunes, 21 de mayo de 2018

Querrás tocar





Todos los días nos encontramos con un reto que realizar, la vida misma lo es. Lo es el trabajo cotidiano, lo son las relaciones sociales y los proyectos familiares. Ahí está el atractivo, superar los obstáculos para alcanzar una meta.

Incluso lo inesperado tiene su motivación. Como ese día, uno más del calendario, en el que un acontecimiento aparentemente sin importancia cambió la vida al aire libre de la calle por unas horas.

En el parque, en una plaza, en el mercado, en una estación de tren,… Sitios de paso muy concurridos. En medio de estos amplios espacios, un piano de cola. Está sólo, con las teclas a la vista esperando que alguien las toque. ¿Te animas a tocar?.

Unos miran atónicos, otros buscan las cámaras de tv creyendo que es una inocentada, los más atrevidos se acercan y hacen corro alrededor del piano de cola. En uno de los lados del piano, una frase roja hace una pregunta clara y concisa, como si el piano hablara y te preguntara si quieres tocar.

Un piano de cola genera mucho respeto, incluso para los propios estudiantes de piano. Y nunca ha de ser “el acordeón de los ricos”, como decía Michel Audiard. Por este respeto, tocar sus teclas no es tarea fácil. En estos casos bien viene el consejo de Pablo Picasso que manifestaba que “siempre intento hacer lo que no se hacer, para poder aprender a hacerlo”.

Entre los atrevidos, un joven. Se sienta y empieza a tocar el piano de cola. Lentamente hasta coger confianza, sacando lo mejor de este instrumento, su voz, su canto, el relato que se imagina al tocarlo, las notas de una partitura de donde nace una melodía. Y después toca el piano de cola otra persona, y otra, y una niña, y un anciano, y una monja, y un militar, y un cartero,… Entre todos han roto fronteras, han popularizado un instrumento musical que está tan lejos del alcance de muchas personas.

Y han transmitido sus sentimientos a través de unos acordes musicales porque la música es libertad, es tocar lo que quieres y como quieres siempre que lo hagas con pasión. Con la música y tus gestos puedes comunicarte con cualquier persona del mundo porque – como decía Weber – “la música es el verdadero lenguaje universal”.

Todo esto de los pianos de cola no es fruto de mi imaginación, es un hecho real. La Fundación Jesús Serra del Grupo Catalana Occidente ha sembrado con pianos de cola diversas ciudades españolas en colaboración con el Concurso Internacional de Música María Canals. Madrid, Barcelona, Sevilla, Cádiz, Toledo, Salamanca, Valencia, llevan camino de hacerlo en Málaga, Bilbao, Santiago de Compostela, y otras ciudades en años venideros. En Valencia, Jordi Vivancos – responsable de la realización de este acontecimiento social y Director del Concurso Internacional de Música María Canals - nos mostró con sus consejos cómo es fácil créetelo y tocar el piano de cola con una soltura inimaginable un momento antes. Te imaginas que puedes emular a Chopin ó a Liszt, que por imaginar todo es posible. Qué más quisiéramos. Pero te lo crees y tocas el piano y te hace sentirte bien y te gusta.

Vivancos da confianza, consigue que tocando las teclas del piano de cola es posible sacar una melodía que alimenta el alma y los sentidos. Consigue romper barreras y acerca la música al público en general a través de un instrumento tan completo como es el piano.

Esta idea nace de compartir una afición relacionada con Jesús Serra, fundador del Grupo Catalana Occidente, a quien le gustaba tocar el piano improvisando melodías. Improvisar es lo que hace la gente, lo que hemos hecho todos los que nos hemos atrevido a tocar ese piano de cola y tener nuestro momento de gloria creyendo emular a uno de los grandes ó también a uno de los chicos del mundo de la música, que para gustos no hay nada escrito.


Este artículo ha sido escruto con anterioridad en mi columna de opinión del periódico Alicante Press

No hay comentarios:

Navegar por el Wolfgansee. Entre Sankt Gilden y Sankt Wolfgang

Navegar por un lugar diferente al que estás habituado siempre es un aliciente, hacerlo en un lago cubierto de nubes y lloviendo sin para...

entradas populares