arroz campero, meloso

En la vorágine de la ciudad, todos con prisas de un sitio para otro, atascos, aglomeraciones, edificios de ladrillos por doquier, asfalto, es difícil imaginarse los campos ya inundados con las primeras flores que anuncian la primavera, los verdes prados, los bosques de las umbrías, el arbolado de secano, …


Y más difícil lo es delante de un plato de comida. Aunque depende de las viandas que tengas delante, del cariño y la destreza como esté elaborada la receta, de la pericia de su cocinero.

Aun siendo difícil, una receta de arroz nos ha trasladado al campo. Arroz campero, meloso. Por su sabor. Por sus ingredientes. Por su carne de conejo, la más sana. Por su verdura. Por sus hierbas aromáticas del bosque.



En un restaurante que parece de otro lugar, de espíritu campestre. Puertas y vigas de madera. Piedra en las columnas. Aperos de labranza en las paredes. Toneles por mesas. Una chimenea. Con dos ambientes, uno de taberna, más acogedor; otro de salón, más funcional pero sin abandonar esos detalles que caracterizan a este establecimiento. Con fotografías de faenas en el campo y, sobre todo, durante la vendimia. Y no es casualidad porque toma su nombre de este momento de la recogida de la uva. Taberna la Vendimia, que así se llama.









En este rincón gastronómico, dentro de la ciudad de Alicante, nos encontramos con el entusiasmo de Fernando, su dueño. Su ímpetu, su ambición de tener contento a su cliente, su innovación, sus maridajes con degustaciones de quesos regados con vinos tintos de la tierra, sus pescados a la brasa, sus carnes, han hecho que este lugar haya cumplido ya 10 años al servicio de la buena mesa.

El aficionado de la gastronomía y de la enología tiene una cita en este restaurante para disfrutar del buen sabor de sus recetas y de sus vinos.



La Taberna La Vendimia tiene la siguiente web con su ubicación.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.