entre Palermo y Mesina, en un lugar del Mediterráneo

En un lugar del Mediterráneo, entre Palermo y Mesina, un atardecer espectacular desde la cubierta del velero.

En esta inmensidad, 65 pies flotando entre las olas, allende los mares. Desde la cubierta, el viento y el mar. El sonido del casco en su travesía, de las velas, de las aguas sobre las que navega el velero.

Sobre estas mismas aguas por las que antaño navegaron comerciantes y conquistadores, aventureros todos, como ahora, en busca de un horizonte. Navegando muchas millas con esa sensación de bienestar que da la navegación a vela.

Entre dos ciudades llenas de historia, Palermo y Mesina, por donde antes, mucho antes, otros españoles dejaron su  huella. Estas dos ciudades destacaron cuando las naves del Reino de Aragón conquistaron estas costas para proteger su comercio marítimo por el Mediterráneo, también cuando fueron parte de España reinando los Borbones.

Entre tanta historia en común, entre tanto anhelo de encontrar tu propia Ítaca, el mar y el cielo visten de rojo la mirada, anuncio de un mañana ventoso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.