navegando por la bahía de Alicante el día de los Santos Inocentes


Navegando por la bahía de Alicante el día de los Santos Inocentes, el 28 de diciembre de 2013.
                 
La tradición católica y el Evangelio de San Mateo (2, 16) cuenta que cuando reinaba Herodes en Judea se enteró que unos magos de Oriente, los Reyes Magos, se dirigieron a Belén a adorar al Mesías guiados por una estrella muy luminosa. Herodes, por el temor de perder su trono y al desconocer quién era Jesús mandó asesinar a todos los niños menores de dos años, sin conseguir matar a Jesús. Todos aquellos niños inocentes de la tiranía de Herodes son recordados todos los años el 28 de diciembre, son los Santos Inocentes.

También tiene un origen pagano porque en la Edad Media se celebraba la “fiesta de los locos”. Era una jornada de desenfreno donde todo estaba permitido. La iglesia Católica aprovechó, como en otras ocasiones, una festividad pagana haciéndola coincidir con una religiosa y poco a poco prevalecer esta sobre la primera.

Hoy tiene un sentido religioso y un contenido festivo con el objetivo de demostrar el buen humor si recibes bromas de los demás y de buena imaginación si eres el que las hace. También este día se aprovecha para tener un perfil solidario a través de la Fundación Inocente Inocente, una Fundación privada de carácter asistencial constituida el 7 de marzo de 1995 y que tiene como objetivo fundamental realizar actividades en beneficio de la infancia en España. Cada año esta Fundación promueve la Gala Inocente Inocente para recaudar fondos para apoyar diversas iniciativas solidarias.

Pensando en esto desde la cubierta de este velero uno piensa que el viento nos ha gastado una inocentada porque es escaso. Y si es una inocentada nos lo tenemos que tomar con buen humor por ser el día que es. Aunque en esta embarcación nunca falta la conversación. 

Y buscando el viento vemos cómo el mar se riza a lo lejos. Ponemos rumbo a ese viento que dibuja en el mar pequeñas ondulaciones. Hasta que el viento no llena las velas y escora el velero, las ganas de recibirlo por la amura de estribor primero, por la de babor después de virar, se hace interminable.

Y llega, y cómo llega. El Génova, la mayor y la mesana, hinchadas, tensas, empujando el casco por encima de las olas. Rachas fuertes de viento escoran el velero entrando el mar por la borda … Emocionante, muy emocionante, como el viento nos empuja mar a dentro y nos devuelve hacia tierra firme. La ilusión nos llena la cara con una sonrisa de oreja a oreja por esta sensación de placer y bienestar de navegar a vela.

Indudablemente esta es una manera diferente de pasar el día de los Santos Inocentes navegando por la bahía de Alicante, con amigos. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.