sábado, 19 de enero de 2013

guardado en la memoria



Atrás quedaron las celebraciones de Navidad, las reuniones familiares, el recuerdo de los que ya no están, los regalos, los banquetes - más austeros que nunca -, … Aunque siempre es bueno que los excesos se terminen, que se cambie la cultura del derroche, que seamos conscientes que no por gastar más somos mejores.

Pero lo que no perderos nunca en esas fechas, y que no nos lo quiten, es la posibilidad de soñar. Soñar hacia el pasado, pero sobre todo soñar hacia el futuro. Soñar en el recuerdo de lo que compartimos en la infancia con la nostalgia de aquél tiempo que ya no se repetirá jamás.  Pero también soñar con la realidad de lo que vivimos hoy, con el pensamiento puesto en nuestros hijos. Son ellos quienes llenan ese espacio, más cercano, también nuestro.

Siempre que alguien rememora aquellos tiempos, que mira y nos invita a que miremos hacia atrás, nos despierta un sentimiento infantil guardado en nuestra memoria. Como lo que hizo Raúl, el Director del hotel Meliá Tudemir en Orihuela durante las pasadas navidades: vistió sus instalaciones con escenas de los cuentos de los años 70, llenó sus salones con juguetes de aquella época y los expuso para el disfrute de pequeños y de adultos. Cinexin, Juegos Reunidos, Excalectric, … Era otra manera de jugar, más familiar, sin nintendos, ni wii, ni juegos similares.


Aquellos días de fin e inicio de año fueron fechas de reflexión, de mirar atrás, de valorar las metas alcanzadas, de perseguir nuevos rumbos. De imaginar lo que queremos, de aprovechar las oportunidades de la vida, de progresar. Progresar en valores, en nuevas amistades, en poner en práctica ese principio rotario de “dar de sí antes que pensar en sí”. 

No hay comentarios:

La chica de la polio. In memorian

Desde que te conocí supe de tu dedicación desinteresada al servicio a los demás. No puedo negar que te envidiaba, con esa envidia sana por ...

entradas populares