lunes, 7 de noviembre de 2016

nunca llueve a gusto de todos

Que nunca llueve a gusto de todos es una realidad. Generalizando, nos quejamos que no llueve, pero también nos quejamos cuando llueve. Y en un país como España donde llueve poco en la mitad sur, que llueva es una bendición del cielo. La lluvia es necesaria, siempre que no haga daño, limpia el ambiente, calles y carreteras, lo que se ve y lo que no se ve, también el subsuelo, y bajo tierra en desagües y tuberías antirriadas. Lo limpia todo, incluso baja la temperatura que también viene bien cuando los calores aprietan. Alimenta a plantas y arbolado. Y al ser humano, que usamos su agua para todo.

Con este hermoso paisaje de la bahía de Campello de este post, digo yo que sólo le falta llover. Pero aunque amenaza lluvia, no llueve. Vaya por Dios. Sólo llovizna, gotitas de agua que no palían nada. Que le vamos a hacer si yo nací en el Mediterráneo, que dice una canción.

No hay comentarios:

La Memoria Histórica como valor turístico

Alicante no es una ciudad monumental, ya nos gustaría, pero sí tiene un gran patrimonio cultural. Ya verán, sin necesidad de citarlos...

entradas populares