castillo de Vignola (Italia)

Un castillo, un palacio. Unos muros defensivos, defensa de ambiciones. Unas paredes, guardianes de la nobleza de un nombre y sus tradiciones. Esta mole que destaca desde lejos, que aparece en el horizonte de la carretera, es lo que llaman Castillo de Vignola ó Rocca de Vignola. En la provincia de Módena.
Sus muros nacieron en la época carolingia para defender a la población de esta localidad de los bárbaros húngaros. Vignola entonces estaba bajo la autoridad del Obispo de Módena. El castillo se construye cerca del río Panaro. Altos muros con altas torres, con personalidad propia, en una tierra de castillos. Deseo y ambición de muchos que destacaban su fábrica y el confort de su morada, también la imagen de su fortaleza como símbolo de poder y de grandeza. Es un cuadrilátero con tres torres llamadas del cepillo, de la mujer y Nonantola. Las entradas están precedidas por fosos y pasos levadizos.
En el s.XVI, concretamente en 1.401, Noccolo III d´Este, Señor de Ferrara, regaló el feudo de Vignola a Uguccione Contrari Ricevette, noble de Ferrara. A partir de este momento esta fortaleza cambió su condición militar a una lujosa residencia de la familia Contrari. Esta familia desapareció sin descendencia a partir de 1575 por lo que la propiedad de este castillo volvió a ser de la familia Este. En 1577 fue vendido a Jacopo Boncompagni, hijo natural del que sería el Papa Gregorio XIII.

Con Napoleón Bonaparte, en 1796, pasó a depender de un Comité Republicano. En 1815 este castillo pasó a formar parte de los dominios de Francisco IV de Austria-Este, Duque de Módena. Durante el siglo XIX fue sede de diferentes organizaciones sociales y políticas. Desde 1965 es patrimonio del Ayuntamiento de Vignola. En 1998 la Fundación Cassa di Risparmio di Vignola es quien desarrolla sus actividades.
El castillo se construye con piedra caliza llamada “toba”, tiene cinco pisos contados desde el sótano. La planta baja se usaba para la vida oficial de esta corte con celebraciones, conciertos y banquetes; la primera era de los Señores y sus invitados y donde está la capilla, del s.XV, con frescos con escenas de la vida de Jesucristo y de la Asunción de la Virgen María; las demás plantas eran usadas por los funcionarios y los soldados que defendían la fortaleza, así como personal de servicio.
Hoy sus muros y sus alrededores son también admirados mientras se emplean para representaciones populares y manifestaciones orales, junto con conciertos y otros acontecimientos sociales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

40 años de democracia española

Alicante, la millor terra del món

Imperator Hispaniae