viernes, 2 de octubre de 2015

Tarde de viernes en el mar

Desde el mar, en la bahía de Alicante.  En directo y en cubierta.  Escuchando el rumor de las olas y del viento que acaricia las velas.  Reposando el estrés de la semana.  Mirando al horizonte donde se pierde la vista,  por donde nada impide observar y allí donde todo queda.  El tiempo casi se detiene mientras el casco del velero se deja mecer por el mar.  Y una sensación de bienestar inunda toda la cubierta y embriaga mi mente con buenos pensamientos,  recuerdos de un ayer,  escenas de hoy y,  quizá,  de mañana.  Mientras,  la isla de Tabarca flota como un barco varado y nos mira risueña. Casi es atardecer cuando el ambiente luminoso se viste de otoño. 

1 comentario:

F. J. Zornoza dijo...

Gran texto. Destila sentimiento honesto y veraz como el mismo mar que describes. Un abrazo compañero.

Guadalest

En un lugar estratégico en medio del Valle, esta población fue ambicionada por todos los pobladores de estas tierras. Guadalest, un pueblo ...

entradas populares