Garbo engaña a Hitler. Operación Bodyguard en el Desembarco de Normandía.


El 6 de junio de 1944 es una fecha marcada en la historia de la humanidad como un gran paso hacia la libertad. Fue el Día D, el día del desembarco de Normandía. Los aliados contra la Alemania nazi que dominaba Europa. El mayor desembarco naval de la historia, denominado en clave como Operación Neptuno, fue la fase más importante de la Operación Overlord (Gran Jefe), al mando del General Eisenhower. Era el paso necesario para debilitar la autoestima de la Alemania nazi e iniciar el avance hacia París y Berlín hasta la total rendición de los ejércitos de Hitler.
Mucho se ha escrito sobre este Día D, mucho se ha contado a través de la gran pantalla del cine, mucho conoce el gran público de la Operación Overlord. Pero es mucho más desconocido lo que contribuyó a su éxito además de las fuerzas armadas: el sistema ULTRA inglés, descifrando las comunicaciones alemanas inalámbricas a través de su máquina Enigma; así como el sistema de dobles agentes de los servicios secretos ingleses del MI5.



Junto a Overlord se inició la Bodyguard que fue la Operación de distracción estratégica más importante y compleja de la historia militar. Su objetivo fue el de inducir al ejército nazi para que creyera que el desembarco se iba a realizar en el este de Calais, que concentrara sus fuerzas de defensa en este punto y sus alrededores, así como que siguiera creyendo durante varias semanas que una vez iniciado el desembarco de Normandía este era de distracción porque el de más envergadura se iba a realizar a través del Paso de Calais con la finalidad que no mandaran fuerzas armadas de refuerzo de sus líneas y de rechace a las tropas aliadas que ya estaban en las playas de Normandía.
Parece sencillo contarlo, pero fue una arriesgada Operación de espionaje y contraespionaje en el que Garbo (el español Juan Pujol) tuvo un importante papel como doble agente de Alemania dependiente de la Ahwelr (inteligencia alemana) con el nombre de Arabel y del Reino Unido a través del citado MI5. Con anterioridad los ingleses ya habían realizado maniobras de distracción en otras situaciones geográficas como la Operación Cascade (Cascada) contra el Áfrika Korps de Rommel en el norte de África. Los ingleses consiguieron confundir al ejército alemán sobre el lugar de ataque al Áfrika Korps. Este se produciría en El Alamein. En la primera batalla entre junio y julio de 1942 detuvo el avance de Rommel.
En la segunda batalla su objetivo era la retirada del Áfrika Korps del norte de África. Para esto se ideó la Operación de distracción Bertram con el fin de ocultar las tropas que iban a hacer una contraofensiva, la fecha y el lugar del ataque. Esta Operación tuvo una gran éxito. Después de esta segunda batalla las tropas del ÁfriKa Korps se retiraron derrotadas hacia Túnez. Era el final del Áfrika Korps. Churchill manifestó que “antes de El Alamein no habíamos conocido la victoria, después de El Alamein no conocimos la derrota”.
El 30 de abril de 1943, Jose Antonio Rey María, pescador de origen portugués salió a faenar desde Punta Umbría (España) a la Laguna del Portil. Tropezó con un bulto que resultó ser un militar inglés que flotaba a la deriva. En puerto identificó el cuerpo el Comandante de Caballería español Gómez de Barreda quien informó a las autoridades militares y estas a las alemanas. Se trataba de William Martín, Capitán de los Royal Marienrs. Entre sus ropas encontraron una cartera con importantes documentos de Operaciones Combinadas (Combined Operations) con información sobre el desembarco de los aliados en el Mediterráneo, información que los alemanes no sabían que eran de distracción para que no aumentaran sus fuerzas en puntos estratégicos donde los aliados iban a iniciar dicho desembarco. Este se denominó Operación Mincemeat, que fue parte de las maniobras de distracción de la Operación Husky para la invasión aliada en Sicilia. El sistema de comunicaciones ULTRA confirmó al servicio secreto inglés que los alemanes habían picado el anzuelo.





El 15 de enero de 1944 Eisenhower desembarcó en Gran Bretaña para dirigir la invasión a Europa. A su vez, Rommel se había hecho cargo del “Muro del Atlántico”, las defensas costeras alemanas en el norte de Francia.
La Operación Bodyguard se inició a finales de diciembre de 1943 para realizar maniobras de distracción estratégica y guardaespaldas de la acción principal. Su primer objetivo fue engañar a los alemanes para que no supieran cuándo, dónde y cómo desembarcarían los aliados en Francia. Su segundo objetivo fue que, una vez iniciado el desembarco, el ejército nazi creyera que se trataba de una maniobra de engaño con el fin de que creyeran que el desembarco real se iba a realizar por el Paso de Calais para que sus fuerzas se centraran en la defensa de este punto y no acudieran en ayuda de las de Normandía.
La Operación Bodyguard se dividió en cuatro: Fortitude norte, Fortitude sur, Zeppelin Y Vendetta. Con Fortitude norte se simularía un ataque combinado aliado en Noruega para luego dirigirse al norte de Alemania. Su finalidad: mantener tropas alemanas en aquél país. A su vez, se convenció a Stalin para que los soviéticos hiciesen un ataque anfibio en la costa rumana del Mar Negro y que, a su vez, realizasen una ofensiva contra el sur de Noruega. Una vez más ULTRA confirmó que los alemanes enviaron tropas a esas zonas amenazadas. Con la Operación Zeppelin se hizo creer a los alemanes que los aliados tenían muchas más unidades militares y medios en el norte de África de las que en realidad tenían. La Operación Vendetta se ideó para hacer creer que un supuesto ejército norteamericano desembarcaría en Marsella después del de Normandía. La Operación Fortitude sur engañó a los altos mandos alemanes con la certeza que el desembarco definitivo de los aliados se realizaría en Calais.
El 26 y 27 de mayo el Mariscal Montgomery se dejó fotografiar en Gibraltar. De acuerdo con las informaciones recibidas por sus espías, los altos mandos alemanes supusieron que si estaba en Gibraltar camino del norte de África era porque la invasión a Europa se iba a producir por el sur de Francia ó por los Balcanes. En realidad fue otra maniobra de distracción. Quien estuvo en Gibraltar fue el doble de Montgomery, el Teniente M.E. Cliftlon James.
Arabel/Garbo engañó a los alemanes en sus largos mensajes con información real, para tener credibilidad, pero incompleta; a veces exagerada, a veces también incierta, con mucha habilidad para convencer a los altos mandos militares nazis.








Eisenhower decidió que el desembarco se haría en dos oleadas, la primera a las 6 de la mañana, la segunda una hora después. Ese día estaba en juego el futuro de Europa. En la medianoche del Día D, el General De Gaulle leía su discurso radiado en el que manifestó, entre otras cosas, que “Desde la vieja Inglaterra comenzaba la batalla por Francia y de Francia.
El resultado fue satisfactorio para los aliados, sin olvidar que miles de personas contribuyeron a este éxito arriesgando su vida por la libertad en las playas de Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword en el norte de Francia. 120.000.- soldados, 18.000.- paracaidistas fueron los protagonistas del bando aliado, junto con 5.333 embarcaciones y 20.000.- vehículos de todo tipo.
El triunfo aliado fue la combinación del talento de sus líderes, del esfuerzo de miles personas anónimas, de la resistencia de gente común que empuñó un arma en defensa de sus ideales y la libertad de su país.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.