unidos, juntos podemos


La niña dejó de jugar. Miró a su abuela, lloraba en silencio casi sin hacer ruido. Le sorprendió. A su abuela siempre la había visto segura de sí misma. Pero en los últimos días era ponerse delante del televisor mientras daban las noticias y su abuela se ponía a llorar.  Quizá recordase con añoranza sus años mozos, el corretear de los niños por la casa, pensaba la niña. Aunque en realidad su mente sólo estaba pendiente de la marcha del negocio familiar que su hijo capitaneaba con dedicación pero desbordado por los problemas cotidianos. Todo había cambiado, todo se había deteriorado tanto que había perdido la esperanza. La situación económica era la culpable de sus desvelos, sus efectos demoledores en determinados sectores de la sociedad, la caída de actividad y de ingresos de la empresa familiar. 

La niña, de unos 7 años de edad, miraba por la ventana. Llovía. El cielo negro descargaba gotas de lluvia con intensidad. La calle, vacía. Algún esporádico coche chapoteaba los charcos de la carretera. Después, silencio, tan sólo roto por el ruido de algún relámpago. 

La niña quería salir a la calle, ir al parque, jugar con sus compañeras de colegio que a esa hora solían hacerlo todos los días. Insistió. Encerrada en casa parecía que las paredes le oprimían, la casa se le hacía pequeña. Respirar aire puro era lo que les hacía falta, a las dos.



Lo consiguió. Había dejado de llover. Bien abrigadas, salieron a la calle. Seguían vacías. Caminaron en silencio por el parque. Pisando los colores de otoño de las hojas caídas bajo sus pies, la niña gritó: "mira, abuela, un árbol de oro". Más que de oro, dorado, pensó la abuela aunque calló. La niña sonreía mientras apretaba la mano de su abuela con su manita. Se miraron con cariño, sobraban las palabras. Siguieron caminando. De repente la niña se paró, se pararon las dos. La niña, con una lágrima que caía por su mejilla izquierda, le dijo a su abuela "no te preocupes, todo tiene solución; ¿te acuerdas lo que decía el abuelo?: unidos, juntos podemos".

Comentarios

Entradas populares de este blog

40 años de democracia española

Alicante, la millor terra del món

Imperator Hispaniae