callejeando por Polop



Dejamos el mar a nuestras espaldas para adentrarnos en uno de los pueblos más pintorescos de la provincia de Alicante donde bien merece una visita "a la fresca" cuando el calor de agosto mengua en intensidad al final de la tarde. Polop, es un municipio de la Comunidad Valenciana, situado en el noreste de la provincia de Alicante, puerta del valle de Guadalest, en la comarca de la Marina Baja.



Mientras callejeamos por sus calles empinadas y ligeras de tráfico rodado es fácil escuchar nuestros pasos cuando conversamos por sus aceras. Polop es conocido por muchas cosas, pero hay una que no es indiferente a todo aquél que le visita. En una amplia plaza, llamada de los Chorros, hay 221 caños que dejan correr el agua. Su rumor llaman al visitante para que disfrute de su melodía, de su frescura, de su sabor. Polop es una población que nació a los pies de su castillo y se edificó alrededor de su iglesia cuya torre campanario domina sus alturas y le da un perfil inconfundible, diferente de los distintos pueblos de la comarca. 


Desde lo alto de lo que queda de su castillo, que fue también cementerio y ahora es parte de un paseo de gran interés medioambiental, por donde se puede recorrer sus senderos y disfrutar de sus extraordinarias vistas, destaca el monte Ponoig a lo lejos, de 1.181 m. de altitud, también llamado el "león dormido" por el escritor alicantino Gabriel Miró (1879-1930). Este escritor veraneó en Polop durante ocho años en una casa solariega que antes la alquiló un amigo suyo, el músico Oscar Esplá, En su obra "Años y Leguas", Siguenza, uno de sus personajes, descubre los bellos rincones de Polop. Gabriel Miró disfrutaba de estos lares con su familia de junio a octubre. A través de Siguenza, nos dice que "... lo primero que encontraba en su campo era a sí mismo, atravesándolo, empapándose de todo como su sombra prolongada por el sol poniente". 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alicante, la millor terra del món

Españoles en Argelia, historia de una emigración

Barcos de vapor en “El amor en los tiempos del cólera”.